300vistas 3comentarios

En defensa de … El Sexto Doctor

Por el5 agosto, 2015
 
Colin Baker como el Sexto Doctor

Colin Baker como el Sexto Doctor

Hoy todos los que formamos parte de destornilladorsonico.com nos hemos unido para hacer una defensa del Sexto Doctor.

JaviVD

El otro día, como dicta la costumbre que he ido adquiriendo con el paso de los meses de whovianismo, me encontraba dándole un repaso a las diferentes y más notorias páginas webs de noticias relacionadas con Doctor Who. Tras hojear varios titulares mi vista se paró en uno que me llamó la atención. Y eso es decir poco; en realidad leerlo me dolió bastante como fan tanto de la serie como de sus diferentes formatos en el Universo Expandido. Se trataba de una entrevista en la que Colin Baker, el actor que interpretó al Doctor entre 1984 y 1986, expresaba su decepción personal con el hecho de que haya un porcentaje considerable de seguidores de la serie que, no solo lo tienen encasillado como “la peor encarnación de la historia de la serie”; sino que llegan a no reconocerlo hasta el punto de que se caiga su etapa caiga en el olvido.

Creo que sería una afirmación bastante precisa decir que alguien que se informe sobre la serie cuando tenga intención de empezarla de que, por aclamación popular, Tom Baker y David Tennant son los dos mejores actores que han interpretado al renegado Señor del Tiempo. Con un poco más de investigación descubrirán la otra cara de la moneda, es decir los Doctores menos queridos por el público por regla general: Colin Baker y Sylvester McCoy. De este modo, se cierra el círculo vicioso de propagación “boca a boca” de ideas entre seguidores de la serie, que ha oxidado la imagen de estas encarnaciones (además de actual predominio de New Who sobre Classic Who). Ya he tratado en otro artículo aparte como para mí el segundo de ellos es su mejor y más ambiciosa cara (digamos que mi favorito, no me gusta poner a unos por encima de otros), aportando al debate una serie de razones para justificar mi postura. Hoy, me dispongo a analizar brevemente el trabajo de Colin Baker en Doctor Who, ya que es mi idea que criticar a algo o a alguien sin conocer todos los hechos, es de las peores cosas que se pueden hacer, sea en la serie o en cualquier otro ámbito de la vida.

La primera impresión cala muy hondo en el fandom y cuando pasas de quizás una de las tres mejores historias de la era clásica con Caves of Androzani al considerado como peor serial en 52 años de serie (sin contar Dimensions in Time, por supuesto) en The Twin Dilemma,.. si, digamos que si unas de las primeras escenas del nuevo Doctor es verlo estrangulando a su compañera de turno. Y ya suena repetitivo hablar de su particular chaqueta, que por mucho mérito que tenga para hacerla como cosplay, es la definición pura y dura de la expresión over the top. El mismo Colin lo ha expresado en diversos paneles a lo largo de su vida: “yo tenía la idea de que el Doctor era una persona a la que le gusta pasar desapercibido así que pedí más o menos exactamente la ropa que llevó Christopher Eccleston en 2005; y en lugar de eso, ¿que me dieron…? ¡Una explosión en la fábrica de arcoiris!”

La mala calidad de los guiones se consolidó durante la temporada 22, con episodios que de un nivel que oscilaba entre malo y bastante decente, siendo Vengeance on Varos y Revelation of the Daleks las excepciones que confirman la regla. No creo que nunca en la historia de la serie se hayan equivocado al escoger al actor que interpretaba al Doctor, y a pesar de este factor creativo, Colin conseguía sacar oro de todo aquello que le daban. De hecho cada vez que veo esa actitud fría y sarcástica que le daba al personaje, noto profundad similitudes con el duodécimo Doctor de Peter Capaldi, con un poquito de la chulería de Tom Baker y un toque de la testarudez de William Hartnell. Otra cosa es que un Doctor antipático no encajara todavía en aquella época.

Con el hiato de más de 20 meses hasta el estreno de la temporada 23, que destacó por amplias discusiones sobre el futuro de la serie y duros problemas de producción se refleja el segundo factor que marcó. Digamos que la BBC comenzó a mediados de los 80 con el giro hacia lo soap opera dirigido por Jonathan Powell y Michael Grade que plantaron las semillas para EastEnders y el mayor fiasco de la historia de la cadena, Eldorado. Estas eran personas que manifestaron en diversas ocasiones de manera más o menos directa que no les gustaba para nada la ciencia ficción y se quejaron de los pobre valores de producción conseguidos y malos datos de audiencia en Doctor Who a finales de los 80, tras recortar su presupuesto a la mitad. Quien no me crea o lo quiera comprobar que busque en YouTube “Michael Grade – Doctor Who.avi”, donde se observa en 5 minutos a la perfección su actitud de mirar por encima de hombro al género y a la serie. A pesar de que considere a “rial of a Time Lord como unos de los arcos más infravalorados del canon por los temas que trata (corrupción en Gallifrey, el oscurantismo y manipulaciones de la CIA y la introducción del personaje del Valeyard), entiendo, puedo entender, la mala fama que tiene debido a que era un retrato de lo que estaba ocurriendo entre bastidores: la serie estaba siendo juzgada con lupa.

Colin Baker es una persona que ha pasado por problemas tanto de corte laboral (siendo el único actor protagonista que ha sido despedido del papel) como personal en diferentes momentos de su vida; pero cuyo cariño a la serie hay que apreciar y respetar ante todo: de hecho su intención era de permanecer en ella hasta igualar en récord de Tom Baker; nada más ni nada menos que 7 años. En la actualidad gracias a la plataforma que le ha proporcionado Big Finish para interpretar a su Doctor continuadamente en audio dramas, le ha dado la oportunidad de lavar la imagen que tiene la gente de su personaje (cosa que nunca se cansa de repetir) gracias a una amplia selección de nuevos guionistas y escritores de gran talento, que le han proporcionado nuevas y más ambiciosas aventuras y compañeros. En serio, si teneis un nivel decente de inglés, tenéis que ir a la página web de Big Finish y escuchar The Holy Terror de Robert Shearman; una de las mejores historias en cualquier formato (y ahora sólo a 2,99 € la descarga; así que el dinero no es excusa).

Como Sylvester McCoy (puede que en mayor medida), Colin fue la víctima de estar en el peor lugar en el peor momento; por lo que cargarle a el el 100% de la culpa del fracaso de la serie a mediados de los 80 y su posterior cancelación es un argumento tan poco fundamentado. Me atrevo a decir que quizás sea el actor que, de los 12 doctores, se ha preocupado y esforzado en tener un lugar en la historia de la serie sin miedo de quedar encasillado;ya que, como todos nosotros es un fan más…no como otros (ejem. Eccleston, ejem…). Y concluyo esta columna con unos de esos hashtags, tan populares hoy en día: #DontSkipSix.

DrWhoelDoctor:

En los años 80 se produce el declive de dos iconos de la cultura británica, James Bond y Doctor Who, dentro de este declive se culpa a los actores que interpretaron ese papel en aquel momento.

En esa tormenta aparece, Colin Baker, un intento de dar un nuevo aire en la serie, pero la sensación que tengo es como cuando en una barca unos remeros reman en un dirección y otros en otra. No puede ser que se quiere dar la sensación de un Doctor más enfocado a un público más mayor, como puede ocurrir en la actualidad con Peter Capaldi, y vestirlo como uno de los payasos de Micolor, algunos pensaríamos, ¿está gente son profesionales de la televisión?

Yo he de reconocer que tardé mucho en sentarme a ver episodios del sexto Doctor, por su horrenda vestimenta. Me he sentado a ver episodios, en mi poco tiempo libre, y hay autenticas obras maestras como la Vengeance on Varos, que podría competir fácilmente competir con la maravillosa Blade Runner. Me sorprendió muchas cosas, la mala leche que desprende el Doctor, maltrata en algunas ocasiones a Peri y la quiera estrangular tras una regeneración problemática, el uso de la ironía, la interpretación y una voz clara, quien no sea nativo en inglés puede entender perfectamente al Sexto doctor.

Podría centrar mi defensa del Sexto Doctor atacando a otros doctores que haciéndolo muy mal, han sido perdonados por ser guapos, por tener buena prensa o porque otros jugaron para que fracasen en la serie, eso se lo dejo a lo que se llaman haters, yo no hago esas cosas. Yo a los que odian al Sexto Doctor les preguntaría si se han sentado a verlo o han escuchado sus audiolibros, más de un 70% seguramente no hayan visto ni un solo arco, ni oído un solo audiolibro. Dadle una oportunidad, no fue el culpable de que Doctor Who dejara de emitirse, sus historias son buenas (probablemente haya alguna infumable, pero eso pasa con todos) y sólo que fue un Doctor equivocado en su momento, quizás en la actualidad, hablaríamos de uno de los mejores doctores , basta con ver que el Doctor de Capaldi es un clon del mismo, como dice el propio Baker, tiene muchos puntos en común, salvo que Capaldi tiene un mejor vestuario, un mejor equipo de producción y el público es el correcto para aceptar un Doctor de este tipo.

Disorder80

Doctor Who ha sido siempre una serie en eterno cambio, parece que siempre tenemos que tener cada dos o tres años un cambio significativo en la serie. Un cambio de compañero, una regeneración del Doctor… todos esos cambios ayudan a la serie a adaptarse a los nuevos tiempos en los que le toca vivir. Sin embargo, a veces los cambios son discutibles y el público no los recibe demasiado bien. Este es el caso del Sexto Doctor.

John Nathan-Turner tenía una idea, un Doctor que contrastara mucho con el Quinto Doctor y después de su difícil regeneración en The Caves of Androzani, nos encontramos a un Doctor desequilibrado que en sus primeros minutos intenta asesinar a su compañera, una compañera que su anterior encarnación ha muerto por salvar. Pero en mi opinión se cometieron varios errores: el primero el vestuario del Doctor. Influenciado por ciertas estéticas ochenteras, el armario de Doctor Who, se volvía exagerado y colorista en extremo, rozando el esperpento. Un Doctor con el carácter del Sexto se desmerecía en exceso por una chaqueta de patchwork de imposibles retales haciendo un chiste de su apariencia. Colin Baker ya podía esforzarse haciendo buenas interpretaciones que su vestuario empañaba siempre su actuación haciéndola menos creíble. Igualmente el Sexto Doctor estaba ideado para tener una evolución y convertirse en un Doctor más “amable” pero su desarrollo fue abortado. El impacto negativo de sus primeras historias y las caídas de audiencia fueron aprovechadas por Michael Grade y Jonathan Powell para ponerlo como excusa e intentar acabar con Doctor Who. Un parón que no fue definitivo debido a la reacción de los fans. Cuando Doctor Who volvió a las pantallas con Trial of a Time Lord nos encontramos al Doctor en un juicio sobre sus actos pasados y futuros, quizás no fuera la mejor elección de guión, aunque una vez ideada y ejecutada ya no hay vuelta atrás. Su era ha sido muchas veces criticada, sin embargo todos sus seriales tienen algo especial por el que ser recordados, Vengeance on Varos es excelente, la creación de un personaje como La Rani, ahora está presente en todas las quinielas de villanas a volver a la serie, o el Valeyard que tantos problemas le dio en sus últimas historias, han hecho correr ríos de tinta en especulaciones, por lo que tampoco es un Doctor que no dejara huella.

Con el tiempo, Big Finish se encargó de poner en el sitio que le correspondía por derecho al Sexto Doctor. Todavía es un Doctor un poco malhumorado, pero ha desplegado toda una serie de matices como tienen todos los Doctores. Rellenando huecos y suavizándolo le han convertido en uno de los Doctores mejores valorados en audio. Aunque prescindáis de sus apariciones en audio, donde han cambiado hasta su vestuario para hacerlo más sobrio. Las historias del Sexto Doctor han de ser vistas. Su carácter irascible e inestable le proporcionaba un misterio que el Quinto Doctor no tenía y ese es precisamente su atractivo. El Doctor es un alienígena, pero de vez en cuando también han de ir recordándonoslo, porque parece que se nos olvida.

En cuanto a las historias en audio del Sexto Doctor, si podéis también os animo a oírlas, son excelentes, Javi ya os ha hablado de algunas, yo añadiré que historias como Jubilee, Masters of Earth, The One Doctor, The Curse of Davros o Mission to Magnus elevan al Sexto Doctor al puesto de los mejores Doctores.

Todas las encarnaciones del Doctor aportan nuevos matices al carácter del Doctor y el Sexto Doctor no es una excepción. Aquellos que sólo habéis visto la nueva serie, si comenzáis a ver sus primeras etapas descubriréis cómo detalles que ahora encontramos habituales se fueron incorporando a la serie. Sin las anteriores regeneraciones del Doctor, no estaríamos disfrutando ahora de nuevas temporadas, ya que cada uno puso un granito de arena en la construcción del personaje.

Please follow and like us:
0
comentarios
 
Deja una respuesta »

 
  • Con Carne
    18 agosto, 2015 en 20:24

    Yo aún no he visto ningún episodio de Colin Baker salvo por algunas escenas. ¿La razón? Bueno, todavía me falta por llegar a esa etapa y mi inglés no es bueno (aunque si puedo ver los de Capaldi sin subtitulos podría ver esto así también, no me enteraría de mucho pero tampoco estaría “¿ein?”). Y yo no creo que sea un mal Doctor, es como todos, tendrá sus cosas buenas y sus cosas malas. ¿Lo de extrangular a Peri? Si os soy sincero, me encantó (OJO, no por la crueldad) sino porque ahí ví lo que puede ocurrir con los efectos de la regeneración. Creo que fue la pos-regeneración más confusa y realista que he visto (no siempre se puede saltar felizmente como Tennant).

    PS. Madre mía, debo de ser el único ser en todo el planeta al que le encanta ese traje multicolor. En cuanto a vestimenta, Colin es mi favorito. xD

    Responder

  • Yo
    26 septiembre, 2015 en 11:16

    Tranquilo no eres el único. El traje del sexto y el 2o del undécimo son los mejores !!!

    Responder

Deja una respuesta