247vistas 0comentarios

El Séptimo Doctor es mucho más que infravalorado

Por el8 junio, 2015
 

Séptimo Doctor-McCoyTodo empezó en 1987. La temporada 23, más conocida como Trial of a Time Lord, puso final a la polémica etapa de Colin Baker como el Sexto Doctor, siendo el primero y único actor en la historia de la serie en interpretar al Time Lord que fue despedido del papel (sin escena de regeneración) . Fue quizá la época más convulsa de la serie; una amalgama de diferentes factores que fueron el principio del fin para la serie clásica: personas dentro de la BBC que no creían en la ciencia ficción y guiones de mala calidad. Se tiende a culpar a Colin Baker de este fracaso por ser la cara visible de la serie, pero la verdad es que el sacaba oro de los guiones que le daba. No creo que nadie jamás se equivocará al escoger a un actor para interpretar el papel, pero ese tema de merece otro artículo aparte.

Y le tocó el turno al Séptimo Doctor y Sylvester McCoy fue el elegido. Si buscais imágenes por ahí lo podéis ver caracterizado: un hombrecillo sonriente; bajito, con su mítico sombrero, jersey de signos de interrogación y paraguas y con pinta de inofensivo. Pero como dice la expresión: las apariencias engañan…

Con el Sexto Doctor, John Nathan Turner (productor de entonces) y sus guionistas quisieron darle un cambio bastante a la figura del Doctor, queriendo mostrar por primera vez que tenía un lado oscuro (reconozcámoslo, a pesar de sus diferencias y la normal dosis de chulería eran unos cachos de pan). El problema es que dicha transición fue demasiada brusca retratada a la perfección en esa escena post-regeneración de “The Twin Dilemma” (quizá el peor episodio de la historia de Doctor Who) en la que 6 estrangula de repente a su compañera Peri; y ya ni hablemos de la chaqueta arco iris que le escogieron. Quizá porque en el 87 la serie ya tenía fecha de caducidad, decidieron hacer el tiempo que quedaba las cosas lo mejor posible con una evolución más lenta y sútil, además de necesaria ya que McCoy era un actor que venía del género cómico: de ahí la temporada 24 con Mel, mucho más light de lo que vino después…

Las temporadas 25 y 26 (quizá sea algo demasiado subjetivo decirlo) están llenas de joyas: Remembrance of The Daleks, Ghost Light, Survival, Battlefield, The Greatest Show in the Galaxy y por supuesto mi historia favorita de los primeros 26 años de serie, “The Curse of Fenric”. La fórmula normal era que el Doctor llega  a un sitio con sus compañeros, pasan cosas que escapan a sus control y actúa en consecuencia. Con 7 pasamos de los doctores pasivo al doctor proactivo o como a mí me gusta llamarlo: “El oscuro maestro de ajedrez universal”. En la mayoría de sus aventuras llega a un lugar y desde el principio esta envuelto en uno de sus super-planes maestros, se de cuenta  al principio de eso o no (cosas de viajar en el tiempo) y casi siempre ocultando sus intenciones a sus companions (cosa que a veces le termina por pasar factura). En ese tipo de historia el Doctor de McCoy te da la impresión de tener todas las cartas en la mano el 99% del tiempo. Para los que veáis “Juego de Tronos“, es cierto sentido es como el Petyr Baelish de Doctor Who.

Parte de la belleza de su época se debe en mi opinión a la elección de casting para la nueva  compañera del Doctor: Sophie Aldred como Dorothy “Ace” McShane, una inadaptada social con problemas familiares quien en sus ratos libres  se carga a Daleks con bates de baseball y a golpe de bazooka en toda la cara. Podría decirse que así recuperaron de cierta forma esa especie de relación “abuelo-nieta” de los primeros años de la serie con el Primer Doctor y Susan. Para mi la química que tuvieron, no la iguala o supera nadie más y es adorable la confianza que llegan a tener ( de hecho ella lo llama “professor”). Y siempre pensé que si la serie no hubiese acabado de aquella podrían haberse convertido en una pareja tan popular como lo fueron en su día 4 y Sarah Jane Smith. Es el ejemplo perfecto de que la suma de las partes  es mayor que su valor individual, que también es tremendo. Ace se las apaña perfectamente por su cuenta y a pesar de ser una mujer de acción, sabe utilizar la cabeza y la boca muy bien (cosa que INTENTARON hacer con Clara en la 8º temporada)”.

En resumen, no voy a insultar a todos los demás diciendo que ha sido el mejor; pero  como se puede desprender de todo lo de arriba) si es el favorito de un servidor; y entre episodios de la tele e historias de Big Finish (con su voz tan única y particular y dónde tienen más libertad para pasarse de la raya de vez en cuando) me mentiría a mí mismo si siguiera diciendo que 11 es mi favorito (quizá por que cuando empecé estaba el). Y creo que lo es por ese lado del Doctor inexplorado hasta entonces. Esperaré a que termine la época Capaldi para evaluarlo por completo, de quien Moffat últimamente le gusta decir que es “el Doctor más oscuro que ha habido”. Lo siento mucho, Moff pero de momento pienso que ese título le pertenece a 7; recordándome la actitud fría y sarcástica de Capaldi más a 6. A Sylvesrter McCoy se lo asocia con ser de los peores Doctores de la serie. Y ni mucho menos. De todo lo que he dicho podría parecer que digo que el Séptimo Doctor es malvado. Nada más lejos de la verdad: sigue siendo ese Señor de Tiempo curioso por ver el universo y el tiempo y a quien le gusta ayudar a los que estén en problemas. Pero como  a alguien se le ocurra mirarlo mal o intentar hacer daño a alguna de las personas que le importan citando  una frase de Agnes Skinner en los Simpson que describe a la perfección esta faceta a suya: “…te mata cinco veces antes de que toques el suelo”.

Please follow and like us:
0
¡Se el primero en opinar!
 
Deja una respuesta »

 

    Deja una respuesta